TODO Should be editable

Hora de que la filantropía sea valiente

Hora de que la filantropía sea valiente

Queridas comunidad,

Es con gran entusiasmo que comencé recientemente como directora ejecutiva de la Fundación para una Sociedad Justa (FJS por su sigla en inglés). Al hacerlo, me encuentro en la poco común pero maravillosa posición de asumir el rol de liderazgo de una fundación con la que ya venía colaborando, desde hace muchos años, como socia beneficiaria. Durante esos años comencé a admirar y respetar los enfoques filantrópicos diferentes, innovadores, auténticos y bien pensados de FJS.

No utilizo la palabra “privilegio” a la ligera, sin embargo, es realmente un privilegio trabajar en esta fundación; una que escucha, confía y responde a sus socios beneficiarios. Como socia beneficiaria en el pasado, quedé bien impresionada con cómo el equipo de trabajo de FJS y sus miembros de la Junta Directiva escuchaban con atención lo que yo tenía para decirles y recibían mis comentarios con consideración - siendo estos positivos o críticos. Esto me demostró que realmente “hacían lo que predicaban” con una filantropía enfocada en el trabajo de campo. Al comenzar mi labor en FJS, quisiera reconocer y honrar el trabajo abnegado y la visión de su fundador, la Junta Directiva, y los empleados presentes y pasados quienes han ayudado a construir esta fundación durante los últimos seis años.

Como persona dedicada al feminismo, la justicia social y trabajar con y no para las comunidades más afectadas por la inequidad, es mi intención continuar con la elegante misión de la fundación: cumplir con las necesidades inmediatas mientras se inicia un cambio estructural a largo plazo. Continuaremos en este camino, tomando como referencia a las mujeres marginalizadas, niñas, y personas LGBTQI quienes son catalizadores de cambio todos los días en sus comunidades y países.

Si lo pensamos, no podría ser más simple: invertir en las personas que se encuentran al frente de un trabajo transformador y facilitarles el acceso a los recursos que necesitan. Lograr la provisión de estos recursos de manera más equitativa y así aumentar la colaboración y no la competición a lo largo y ancho del ecosistema completo de organizaciones con diferentes niveles de acceso e influencia, quienes utilizan diferentes estrategias para crear un cambio. Todas estas organizaciones juegan roles críticos, todos valorables y necesarios. Una financiación basada en activismo es extremadamente importante para mí, y agradezco que FJS se comprometa con asociaciones basadas en la confianza, transparencia, responsabilidad mutua; y a elevar a las comunidades para que definan y concreten sus propios objetivos.

En el mundo de hoy, las mujeres, niñas y personas LGBTQI enfrentan numerosas e inmediatas amenazas: cambio climático, criminalización, migración forzosa, violencia policial, deportación. La fortaleza de la democracia está en descenso mientras los gobiernos aumentan las restricciones en la capacidad de organización de las mujeres, niñas y personas LGBTQI en pos de sus derechos - para la autonomía de sus cuerpos, una educación, un salario digno. Estamos atentos a las dificultades que enfrentan nuestros beneficiarios asociados en lugares tan disímiles y distantes como Burma, Senegal, El Salvador y Mississippi. A pesar de que sus circunstancias específicas son diferentes, existen trazos comunes en los desafíos que enfrentan, algunos relacionados con la financiación. Estas características compartidas demuestran la necesidad de que la filantropía tome diferentes decisiones sobre la calidad del apoyo que provee a los movimientos en un presente lleno de represión pero rico en oportunidad.

Los movimientos feministas de todo el mundo se enfrentan con estos desafíos con un propósito renovado, con determinación y creatividad. Existe una solidaridad creciente dentro y entre movimientos y una suma al liderazgo que representa a las comunidades más afectadas. Las mujeres y personas trans en las comunidades marginalizadas se encuentran al frente - y centro - de una organización de base, colaborativa y que atraviesa otros movimientos, resistiendo contra los intentos de descarrilar todo lo que han logrado. Ellas están presentando visiones y caminos diferentes para lograr justicia y respondiendo vehementemente contra los ataques que reciben.

Aunque ya sabemos que las comunidades marginalizadas han estado siempre a la vanguardia del cambio social, me alegra que los líderes de estos movimientos finalmente estén recibiendo un reconocimiento. Estos líderes se comprometen con un activismo de manera diferente; sus enfoques son más expansivos y atractivos, y sus estrategias construyen una agenda compartida que tiene en cuenta la diversidad de realidades a las que se enfrentan una vasta mayoría de personas en este mundo. Aún así, el sector filantrópico necesita hacer una mejor labor en reconocer y apoyar el trabajo que no se alinea exactamente con un enfoque que prioriza un tema o identidad único. Al apoyar a aquellos que trabajan inclusiva y colectivamente, podemos asegurarnos una mejor posibilidad de éxito.

Si la filantropía solo toma un enfoque que se dedica a “sobrevivir este momento”, entonces no estamos haciendo lo suficiente. Atravesamos una etapa donde los movimientos están listos para asumir mayores riesgos e inversiones. Es el momento para que la filantropía exhiba coraje.

Tenemos que invertir en enfoques que ayuden a las personas a sobrevivir día a día - y también enfoques que permitan a los activistas tener los espacios necesarios para trazar y ejecutar proactivamente estrategias de largo plazo. Debemos realizar estas inversiones de manera que no sean dañinas, pesadas o queden fuera del alcance de grupos más pequeños. Y tenemos que asegurarnos que nuestra financiación responda a las necesidades del movimiento demostrando una mayor confianza y “abrazando” la ambigüedad con un apoyo flexible, centrado y de largo plazo. Queremos ver más y mejor financiación dirigida directamente a aquellos en los frentes de cambio progresista - los movimientos así lo demandan.

Durante este tiempo de reflexión y crecimiento, FJS invita a los líderes de movimientos y colaboradores a conectar con nosotros. Díganos qué deberíamos financiar. Díganos cuando nos equivocamos. FJS continuará su misión con la guía de las organizaciones y movimientos asociados, así como ha sido siempre en nuestra historia como fundación. No iremos en otra dirección sin hablarlo con ustedes y ser transparentes con nuestra comunidad.

Es un honor unirme a esta fundación y trabajar con ustedes para crear un mundo donde todas las personas sean valoradas y vivan sus vidas con autodeterminación.

Con esperanza y en solidaridad,

Nicky